Comenzamos nuestro camino de cuaresma celebrando el miércoles de ceniza, lo cual manifiesta públicamente nuestra voluntad de convertirnos. Eso sólo puede pasar por la humildad. Reconocer que no siempre llegamos a todo y que estamos necesitados de otros y de Dios. Este miércoles de ceniza representa asimismo una invitación a encontrarnos con Él para que nos acompañe, nos levante y nos perdone siempre.

 

PHOTO-2019-03-07-13-24-40.jpg