campamento 27Ya sólo quedan cinco días de campamento aunque parece que fue ayer cuando los acampados empezaron con una actividad frenética y de paso haciendo amistades que no olvidarán fácilmente. En la cara de los niños se notan caras de satisfacción, distintas a las del primer día, nerviosas y expectantes.
Precisamente la oración del día a cargo de José Alberto Socorro, que se incorporó ayer al campamento después de tres años de ausencia, trataba del tema de las relaciones que establecemos entre los que nos rodean, algunas para toda la vida. El lema: “Dios sale a nuestro encuentro. Nuestro Padre está cerca”.
Hoy el día empezó nublado y fresco seguido de una ligera llovizna, que condicionó la actividad de la mañana. Todavía resuenan los ecos del estupendo fuego de 6º y ya estamos con otras actividades. Los de 5º van a Segovia, y el resto de cursos se quedan en el campamento readaptando sus actividades bajo techo. A media tarde los de ESO pudieron realizar la Prueba Rambo, una de las más esperadas en todos los campamentos.
Hoy sábado recibimos la visita de numerosos familiares que se acercan a saludar a sus hijos.
Otros, antiguos monitores, a saludar y revivir experiencias de otros años. Además, siempre encuentran la figura omnipresente del Padre Plaza en todos estos 39 campamentos recordando anécdotas, ver cómo sus vidas se han ido por distintos lugares y que a finales de julio siempre encuentran un huequito para venir por los campamentos Claret de Castilla y León.
Por la noche después de la cena de los cursos, los Animadores realizan la actividad de la noche para que los monitores puedan asistir a la cena de confraternidad con las Madres y Padres del Campamento, elaborado por nuestras estupendas cocineras Charo y Magnolia. Una velada llena de satisfacción por conseguir sacar adelante otro campamento más y esperar que el año que viene podamos celebrar los cuarenta años todos juntos de nuevo.

Enlaces a fotos aquí