El padre Martín Areta ha compartido esta semana con el claustro de Rabadán un rato de reflexión y formación en el ámbito pastoral. Con el slogan 'Claretiani Tutti' y con la encíclica Fratelli Tutti del Papa Francisco muy presente, han reflexionado sobre el papel de los profesores en las vidas de sus estudiantes. A partir de historias de antiguos alumnos y del diálogo posterior, se ha recordado cuál es la misión de acompañamiento que se espera de ellos. Usando la parábola de 'El buen samaritano' se pudieron trasladar a nuestra realidad las historias de muchos jóvenes, permitiéndoles ese momento de reflexión y compromiso para hacer del colegio una "posada mejor".

 

unnamed.png